LEMA Y VALOR DEL CURSO

 

Durante los dos próximos años, la vida de nuestro centro girará en torno a este valor: libertad. La palabra inglesa FREEDOM proviene de una raíz indoeuropea que significa AMAR. De esta idea, libertad/amar, parte nuestra reflexión sobre la libertad y todas las propuestas y recursos que ofrecemos.

Se trata de “preferir lo mejor” para mí, para ti y para todos, como hizo Jesús. Preferirlo para que el mundo entero pueda tener no sólo la capacidad de elegir- que a todos se nos regaló- sino también la posibilidad de hacerlo. Es la comprensión de la libertad como compromiso con la vida y los otros: descubrir que estamos hechos para ser felices y somos felices dándonos y haciendo algo por otros. Debemos ser conscientes de que hay “nadies” que nosotros mismos ninguneamos, ignoramos o podemos herir; que en el mundo hay millones de personas que no pueden elegir.

Lo primero es caer en la cuenta de la importancia de elegir en la vida. No podemos no elegir, estamos continuamente eligiendo, decidiendo: escuchar o no, hablar o no, ayudar o no, salir o no, descansar o no, etc. Lo importante es que seamos cada uno de nosotros y no las circunstancias o presiones las que elijan por nosotros. Si tú no eliges, si tú no sabes elegir, otros lo harán por ti, las circunstancias lo harán por ti..

Además, hemos de ser conscientes que las decisiones que vamos tomando van trazando un camino, nos van dirigiendo hacia un horizonte. Hay decisiones que nos hacen soñar con algo grande, que nos ilusionan. Nos hacen ver que nuestra vida tiene un para qué, pequeñas decisiones que nos hacen vislumbrar un horizonte grande y profundo, un horizonte mucho mayor que los modelos de éxito que nos venden socialmente.

En cambio, hay otras decisiones que nos van desgastando, haciendo que no deseemos nada más que nuestro propio interés, que siempre queda insatisfecho y no sueña con nada que le movilice, sino que espera que todo se lo den.

Para ser libres es primordial conocernos, querernos y que cada uno pueda ser uno mismo. Somos diferentes y es necesario “marcar la diferencia”. Para actuar en libertad debemos arriesgar, ser valientes y gastar tiempo en discernir las pequeñas elecciones de cada día. 

ASPECTOS A TRABAJAR CADA AÑO

Partiendo de esta concepción de la libertad, os invitamos a ocuparnos en estos dos años: 

Curso 16-17: Formar el corazón para poder decidir con libertad. Para poder buscar lo mejor para mí, para ti y para el mundo. Es el proceso de saber que Quiero (desde el corazón), que será lo que más me haga feliz, y tratar de ir dando forma a esos criterios para que los conozca y me muevan a tomar decisiones, para no tomar decisiones desde lo que otros, la sociedad, mis amigos, la tele, las redes sociales no dejarme llevar sino prepararnos para poder elegir. Para ir hacia ese horizonte grande y profundo que me mueve a lo mejor. Es educar el corazón para elegir, para PREFERIR LO MEJOR para mí, para ti, para todos. 

Curso 17-18: En este segundo curso nos dedicaríamos a ver para qué elegimos, el para qué de la libertad es el compromiso con todos, especialmente para que los que no tienen la posibilidad, puedan tenerla.Es decir, el sentido de nuestra libertad es el compromiso. Si en el primer año preparamos el corazón para preferir lo mejor para mí, para ti y para todos, en este segundo curso lo que queremos es actuar: es decir, preferir lo mejor para cada uno. El compromiso de preferir lo mejor para cada uno. 

 

 

LEMA DEL CURSO

    El lema del año es una frase que para los más pequeños sale del ambiente adulto, aunque también del adolescente. Hemos preferido que sea algo impactante y jugar con las palabras:   

Haz lo que  quieras…(con el corazón) 

   Vamos a darle la vuelta la frase. Como os decíamos anteriormente, relacionamos libertad y amar. Aquí la palabra querer, no es de voluntad, de apetencia sino que tiene que ver con el corazón. Lo que quieres desde el fondo del corazón, lo que te hace feliz, lo que de verdad te da vida la Q de quieres, estará hecha con un corazón.

 

         No se trata de optar entre algo bueno y algo malo, sino de afinar nuestra afectividad (todo el mundo de nuestros deseos) para elegir aquello que hay en mí que mejor construye la sociedad y que será, por tanto, lo que más nos hace crecer como personas. Esto es lo que Dios puede querer de nosotros. En el trasfondo, se trata de descubrir con la ayuda de Dios- a qué me siento llamado, cuál es mi sueño, qué es aquello más profundo que me mueve a enfocar mi vida en una dirección u otra. 

El lema invita a entrar en el corazón y a actuar desde las llamadas más profundas

 

 

NUESTRA MASCOTA

  

La mascota es una hoja de papel en blanco. Es la posibilidad de ir escribiendo tu propia vida, de ir aprendiendo a hacerla. La oportunidad de elegir lo que quieres vivir.

 Por un lado, no tiene nada y por el otro está pautado: cuadrícula o rayas esto nos lo sugirió una frase de Juan Ramón Jiménez: si te dan una hoja pautada, escribe por detrás 

Esta mascota se llama BEFREE, sé libre. Y es muy flexible, transformándose en figuras distintas según el tiempo litúrgico

 

Se sugirió que la mascota real estuviera una temporada en cada colegio y pudieran hacer alguna actividad con ella. que llevara un mapa con todos los lugares por donde ha pasado y se pudieran hacer una foto en cada cole con la mascota y publicarla para saber por dónde iba. Podía ayudar a los alumnos a conocer los colegios que hay en la fundación y unirse a través de Befree.

 

 

 

Befree será el que nos ayude a saber qué hay en nuestro corazón y a qué nos lleva.