NUESTRA PEDAGOGÍA


Desde el primer escrito sobre educación de la Congregación en 1885 hasta la C.G. XVI en 197, la pedagogía de nuestros Centros Educativos quiere ser un reflejo de nuestro CARISMA REPARADOR.

SIGNIFICADO DE LA EXPRESIÓN "PEDAGOGÍA DEL CORAZÓN"

  • Llegar al corazón de nuestros alumno/as y tratar de educarles desde ahí con todo lo que esto implica de amor gratuito hacia ellos/as.
  • Buscar a la persona y nunca dar nada por perdido. Pretender estar donde el hombre y la mujer son más pobres.
  • La preocupación por llegar a la persona es lo que debe iluminar nuestro estilo: "educar el corazón y desde el corazón".
  • El camino para llegar al corazón de las personas no puede ser otro que la ternura, la paciencia, la mirada al débil y al pequeño. Hoy diríamos la empatía, la atención a la diversidad, las tutorías, etc. Esta preocupación por la persona concreta es nuestra herencia pedagógica.
  • La instrucción está presente desde el principio pero lo que prima en nuestro estilo educativo es la "formación del corazón".
  • El acompañamiento personalizado debe marcar nuestro estilo de familia.
  • "Educar con y desde el corazón" es un compromiso institucional.
  • Mirar a las personas como algo grande, hacer nuestra su pobreza y tratar de responder con amor para devolverle su dignidad de hijo/a y de hermano/a.
  • Atención personalizada y diferenciada que centra la enseñanza en la persona teniendo en cuenta el ambinte, su historia, sus cualidades, las capacidades, los intereses y las características de su personalidad.
  • Descubrir y cultivar los talentos de cada uno de nuestros alumnos/as para ayudarles a hacerse responsables de su propia formación.
  • Prestar a los alumno/as la ayuda necesaria de manera que "los menos capaces asimilen lo fundamental del programa, los medios lo dominen casi todo y los que sobresalen trabajen de modo que se cultiven todas sus facultades según sus capacidades".
  • Es urgente el carácter individualizado del aprendizaje y el reconocimiento de que la Educación es un proceso vinculado a la vida.
  • Combinar ternura y firmeza. Crear personas recias, de fuerte corazón. La corrección debe ser digna, concisa, concreta, mezclada de suavidad y energía y llena de firmeza.

 

Si quieres saber más sobre la pedagogía del corazón, HAZ CLIC AQUÍ.